Teléfonos: 5340.2355 / 01 (800) 712.5335
Advaita® Pharmaceuticals

Consejos del especialista

Recomendaciones y consejos de los Especialistas

Recomendaciones para el manejo de las heridas leves:

1. Inmediatamente posterior a la lesión debe hacerse presión local para ayudar a parar el sangrado. Una vez que este se encuentre controlado, podemos proceder a realizar el aseo.
2. Todas las heridas deben lavarse, ya que, al perderse la barrera de la piel, los microorganismos entran en contacto con tejidos más profundos y pueden provocar infecciones.
3. La limpieza de las heridas debe ser mediante un lavado de manera gentil, al chorro del agua con jabón neutro y secar con ligeros toques con una toalla limpia. Las heridas extensas o profundas requieren un manejo especializado.
4. Si la herida presenta zonas de piel desprendida como “pellejitos” estos deben retirarse con ayuda de una gasa húmeda, de manera que no provoquen mucha molestia.
5. Es recomendable cubrir la herida para evitar la contaminación y protegerla de algún posible traumatismo. Se recomienda el uso de gasas vaselinadas que evitan que la tela de la gasa se adhiera al tejido y provoquen molestia al momento de retirarla. O algún apósito no adherente.
6. Al momento del aseo diario, se recomienda humedecer previamente la gasa para ayudar a que se desprenda fácilmente y no provoque dolor ni sangrado. Posteriormente realizar el lavado con agua y jabón.
7. Una vez que la herida ya se encuentre cerrada y cubierta por una capa de piel, ya no es necesario cubrirla con gasas, pero si la herida se encuentra expuesta al sol, es recomendable aplicar protector solar para evitar su hiperpigmentación.

En caso de quemaduras superficiales…

1. Estas suelen únicamente provocar enrojecimiento y ardor, generalmente no provocan ampollas.
2. Estas deben ponerse bajo el chorro de agua fría y cubrirlas con una compresa fría para evitar que el calor continúe quemando el tejido.
3. Se recomienda aplicar únicamente vaselina, no aceite de ningún tipo, ni pasta dental o antibióticos untados.
4. Si se forma una pequeña ampolla, déjala sanar sola, no la revientes.
5. Las quemaduras extensas o más profundas requieren manejo especializado y debes acudir al médico inmediatamente.
Las quemaduras de segundo y tercer grado y las heridas crónicas presentan un proceso inflamatorio más agudo y prologado debido a diversos factores, estas heridas suelen concluir con una cicatriz hipertrófica (ver sección de heridas). Existen varios productos tópicos que pueden ayudarte a disminuir esta cicatriz, tu médico te indicará la mejor recomendación.
Si alguna vez has presentado cicatrización queloide (ver sección de heridas), es recomendable que acudas con tu dermatólogo o cirujano para que te orienten para prevenir futuras cicatrices en caso de algún traumatismo o cirugía, ya que en estos casos suelen usarse corticocoides inyectados en el sitio de la lesión y otras terapias.