Teléfonos: 5340.2355 / 01 (800) 712.5335
Advaita® Pharmaceuticals

Heridas y Cicatrices

Heridas

Una herida es cualquier interrupción en la estructura y funciones de la piel y de los tejidos subyacentes como los músculos y huesos. Son ocasionadas por diferentes causas: traumatismos, cirugías, enfermedades crónicas, presión sostenida por tiempo prolongado en el mismo sitio, enfermedades vasculares y algunas enfermedades oncológicas.
Dependiendo de la profundidad y tiempo de cicatrización de las heridas será el resultado de la cicatriz, generalmente las heridas superficiales, que únicamente involucran la capa más externa de la piel (epidermis), no dejan cicatriz.
En función del tiempo que tarda en cicatrizar una herida, se pueden clasificar en heridas agudas y heridas crónicas.

Tipos de Heridas

Heridas agudas:
Las heridas que se reparan por sí solas y que evolucionan normalmente oscilar entre 21 a 30 días de manera general, siguiendo una curación oportuna y ordenada, con el resultado final de la restauración funcional y anatómica.
Algunos ejemplos de heridas agudas pueden ser las quemaduras, heridas por cirugías, traumatismos como raspones o fracturas expuestas.

Heridas crónicas:
Las heridas crónicas son aquellas que no logran progresar adecuadamente a través de las etapas normales de cicatrización y no pueden repararse de manera ordenada y oportuna. El proceso de curación es incompleto y se ve afectado por varios factores que prolongan el tiempo de cicatrización.
Estos factores incluyen infección, pobre oxigenación de los tejidos, presencia de tejido muerto, mal control de enfermedades crónicas, desnutrición y deficiencia de vitaminas, tabaquismo. Algunos ejemplos de heridas crónicas son:

Úlceras de pie diabético, úlceras venosas (varicosas) y arteriales, ulceras por presión, úlceras neoplásicas, estas últimas pueden estar relacionadas a algún tumor o a radioterapia.

Cicatrices

Una cicatriz es la reparación de una lesión (herida), mediante la formación de tejido fibroso. El proceso de cicatrización es una secuencia de eventos biológicos, dentro de un tiempo determinado y que intenta devolver la integridad anatómica, funcional y estética de los tejidos lesionados, dejando una cicatriz.

Tipos de Cicatriz

Cicatriz normal:
Es una lesión inicialmente enrojecida, ligeramente fibrosa, suele ser del mismo tamaño o menor que la herida inicial. Con el tiempo suelen aplanarse y casi ser imperceptibles. No requieren ningún tipo de tratamiento

Cicatriz atrófica:
Es una lesión hundida o deprimida, se producen cuando la cantidad formada del nuevo tejido es insuficiente debido a la desorganización del proceso de curación. Las cicatrices atróficas son a menudo consecuencia del acné.

Cicatriz hipertrófica:
Es una lesión fibrosa, enrojecida, ligeramente levantada y puede provocar comezón, su tamaño suele ser el mismo que la herida inicial. Frecuentemente se forman tempranamente posterior al cierre de la herida y en la mayoría de los casos desaparecen espontáneamente sin necesidad de tratamientos.

Cicatriz queloide:
Es una lesión levantada, con aspecto tumoral, de color rojo a púrpura. El tamaño es mucho más grande que la herida original. La piel de la lesión es delgada y puede ulcerarse. Generalmente provoca comezón y dolor. En pocos casos regresa en forma espontánea, requiere tratamiento combinado ya que, si se retira únicamente con cirugía, la probabilidad de que regrese es mayor al 80%.
Este tipo de cicatrización tiene un componente genético, es más frecuente en personas de piel oscura.